miércoles, 11 de abril de 2012

Historias perrunas: Trastadas,paseos y champu de fresa


Así es como me encontré una zapatilla vieja que había por casa. Cuando entré en el salón, me lo encontré lleno de trozos de goma y al perro tan pancho. La zapatilla estaba seca, no había rastro ya de sus babas, así que a saber a que hora había estado divirtiéndose con la zapatilla. Le eché la bronca. Le lleve al sitio donde estaba y le regañé, el agachó la cabeza, y me miraba con cara de "Jooo, lo sientoooo", pero tampoco pude hacer gran cosa, porque a los perros hay que regañarles en el momento, si no, no saben porque les estas regañando y no aprenden, y como no le pille al momento, pues hice un mero intento de bronca testimonial, más que otra cosa, sabiendo que de esa bronca, no iba a aprender mucho.

Menos mal que le dio por esa zapatilla. La verdad es que no me gustaba nada, jajaja (me la regaló mi suegra, jajaja) y andaba por casa. Y claro, a Unai le gusta demasiado la goma. ¿Porqué le gustará a un perro la gomaespuma? Es que los zapatos no los suele tocar, ni siquiera las zapatillas de deporte, que tienen suela de goma, pero es pillar algo tipo gomaespuma, y a la que puede se la carga, le encanta mordisquearla y esparcir los trocitos, menos mal que al menos no se los come, jajaja.

El verano pasado le pegó un bocado a una alfombrilla de esas de fitness de mi cuñado, jajaja. No nos dimos cuenta ni cuando lo hizo, y al cabo de unos días mi cuñado me contó que su alfombra tenía las marcas de un bocado de Unai. ¡Qué tío, encima es sigiloso, porque no nos enteramos ninguno!

Al menos tengo que decir que no es demasiado trasto. Hace alguna de estas, pero muy de vez en cuando, así que aún debo estar agradecida, para las cosas que me han contado que suelen hacer los cachorros. Este ya es oficialmente adulto, pero sigue haciendo trastadas de vez en cuando.

La Semana Santa ha transcurrido entre procesiones, salidas, cenas y comidas con amigos, paseos por la playa y descanso. Me ha venido muy bien estar unos días desconectada de todo. Necesitaba estar unos días con la mente desocupada, solo pendiente del ocio o de ver que nos apetecía hacer. Aun así no hemos parado, la agenda estaba repleta de planes, y hemos disfrutado como indios.

Unai también se lo ha pasado pipa, y yo he aprendido que es bastante más obediente de lo que pudiera parecerme, jajaja. T dice que no le doy oportunidad de demostrarlo, jajaja. Nos fuimos a dar un paseo por unas dunas de una playa, y nunca lo habíamos soltado en un sitio tan al aire libre, sin vallas que acotaran el recinto. Bueno, sí. Hace unos meses lo soltamos en un parque inmenso y lo primero que hizo fue ponerse a correr (y nosotros detrás jajaja) hasta que llegó a un lago artificial, ¡y se metió dentro! Se puso perdido, así que la experiencia no había sido como para volver a dejarlo suelto, jajaja.

Bueno, pues el otro día estuvimos por las dunas. Lo peor que podía pasar era que se fuera corriendo a la playa y se bañara, así que decidimos soltarlo. Se lo pasó como un gorrino en un charco, corría, pero se paraba a esperarnos en nuestro paseo a una distancia prudencial. Y lo mejor es que cuando le llamábamos venía y nos obedecía. Esto no lo habíamos practicado mucho con el, con una distancia tan grande, porque cuando practicas esto, lo haces con una cuerda o una correa muy larga, pero no suelto. Así que ha sido muy agradable comprobar que el perro hace más caso del que yo creía a la orden de "Ven". Claro que si eso mismo hubiera ocurrido con una perra en celo de por medio, ya os digo yo que ni "ven" ni "van", me ha salido un macho, muy macho.

Estuvo corriendo por las dunas, saltando, y hasta haciendo agujeros en la arena. Por supuesto, después de hacer el agujero, se reboza literalmente en la arena haciendo la croqueta, así que os podéis imaginar como acabó. Os pongo una foto para que veáis la de arena que se comió el tío.




Después tocó baño, claro, y he encontrado un champú y una colonia que huele a fresa. Pero a fresa, fresa, es una pasada lo bien que huele. Y a Unai también le gusta porque no paraba de lamerse el jabón mientras le bañábamos, jajaja.

Una vez limpito y esponjoso (que parece la pantera rosa cuando sale del centrifugado de la lavadora) ya estaba listo para ver a su amiga-futura-novia. Se llama Marta y se lo pasan pipa juntos. Tienen la misma edad, y juegan igual de brutos. Ya hablé en otra entrada sobre ella, así que hoy os pondré una foto de los tortolitos, para que veáis que buena pareja hacen. (Unai es el que está tumbado, y Marta la que está sentada).


¿No os parece que hacen buena pareja?

10 comentarios:

  1. Guapísima Marta, no le desmerece nada a nuestro Unai... jajajajaja ummmm olor a freeesa (pa comérselo!!!).

    Pero mira que es guapo, con esa carita yo no sería capaz de reñirle. Al pobre seguro que le gustó tu zapatilla y tendría ganas de que cambiases de modelo... jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me encanta que opineis sobre la futura novia de Unai, jajaja. Claro que si, a estas alturas, en esta gran familia de la blogosfera, todas teneis que ayudarme a elegirle novia a Unai, jeje.

      La verdad es que la foto de la arena no me gusta demasiado, no está muy guapo, pero es en la que mejor se veía toda la arena que llevaba en el hocico y en la lengua.

      A veces es cierto que cuesta regañarle, pero es necesario y fundamental hacerlo para que sea un perro educado. Si no, sería un poco locura, y más con lo grande que es. Asi que hay que hacerse la fuerte y regañarle cuando es necesario, por el bien de todos, jeje.

      Eliminar
  2. Unai está precioso! Y sí, me gusta Marta como novia, jajaj.
    Como dices, menos mal que se lió con la zapatilla que no te gustaba (no le habrías dejado tú la orden, ahora que sabemos que es tan obediente?)
    Me encanta la foto de la duna, y me encanta ese paisaje.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, otro punto positivo para Marta no? jajaja. Entre todas, vamos a elegir la mejor novia para Unai, ya lo vereis. Aunque a mi Marta ya me tiene conquistada, porque aparte de ser preciosa, es simpatiquísima.

      Prometo que yo no le dí la orden, jajaja, ni se la dejé a huevo para que se provocara el "accidente".

      Las dunas estas son una chulada, y por ahi si se puede dejar a los perros, porque la playa está en la otra parte. así que al menos ellos disfrutan y no nos arriesgamos a la multa.

      Eliminar
  3. Oye que te ha hecho un favor con lo de la zapatilla, no?, que listos que son!
    Me encanta ver como disfrutan los perros de la playa, que pena que en la mayoría no se puedan llevar sueltos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de las playas y los perros es una batalla que espero que algún día se pueda ganar, al menos una parte de la playa o algo. Los perros ensucian y molestan muchisimo menos que "algunos" humanos.

      Aqui no se pueden llevar perros en zona de arena, pero si en las zonas de rocas o en esta zona donde se ve en las fotos, porque la playa está detras de las dunas. Creo que repetiré por esa zona.

      Eliminar
  4. Ha crecido una barbaridad. Me encanta. Y se lo pasa genial con vosotros, no cabe duda.

    ResponderEliminar
  5. Ay que suerte que te cogio la zapatilla que no te gustaba, mi perro es distinto en gustos, al mio le gusta la piel , me compre unos botines de piel que me costaron un pico y se me comio uno, y mi hijo me regalo un llavero de piel en forma de flor y tambien se lo comio, y una sortija de piel y plata y solo dejó la piececita de plata. así que no dejamos ni un zapato a su alcance-
    Hacen una pareja monisima Unai y Marta.

    ResponderEliminar
  6. Madre mia, si ya es todo un "hombre" !!!!!!

    Y si, aceptamos a Marta como novia jjajaj, vamos a ser como sus suegras virtuales

    ResponderEliminar
  7. Comestible pareja!!!
    Besos TC

    ResponderEliminar